Aspectos para ordenar las finanzas en pareja

2021-10-22

Las finanzas sanas en pareja son posibles cuando se llegan a acuerdos claros, se fijan posturas y se especifica de qué se hará cargo cada uno. Pero, cuando esto no se realiza adecuadamente, se convierte en un problema que perjudica la convivencia, ocasiona más inconvenientes de los que debería y termina por exaltar falencias en la relación. Sin embargo, evitar este panorama es mucho más sencillo de lo que parece y por eso hoy le traemos cinco consejos que debe tener en cuenta para mejorar el manejo del dinero en su hogar.

 

Antes de comenzar con las recomendaciones es importante que tenga en cuenta que si se está preguntando ¿cómo llevar las finanzas en pareja? Es pertinente que recuerde que la gestión de los ingresos parte de entenderse como un equipo, esto quiere decir que no  solo se exaltan las habilidades individuales, sino que también se detectan a tiempo las oportunidades de mejora. Es decir, cada uno debe comprometerse de verdad a llevar por buen camino las pautas que describiremos a continuación en nuestro blog de finanzas.

 

1. El diálogo es fundamental 

 

El principal consejo en finanzas de pareja es que se hagan las preguntas adecuadas entre los dos para definir parámetros claves: quién llevará el control de las facturas o recibos, cómo se dividirán los gastos y cuáles compromisos adquirirá cada integrante. Tomarse el tiempo suficiente para ejecutar este paso hará que se entiendan las necesidades de la otra persona para comprender cuáles fórmulas pueden aplicar a la hora de gestionar los ingresos.  Tener estas pautas claras evitará caer en discusiones o malentendidos sin sentido.

 

2. Definir un presupuesto

 

Es un hecho que cuando se comienza a compartir la vida en pareja se descubren muchas costumbres del otro, esto puede repercutir en gastos adicionales qué tal vez no se tenían contemplados; ya sea porque se prefiere alimentos en específico o incluso porque están acostumbrados a comprar los utensilios para el hogar en determinada tienda.  Debido a que ahora hay una vida en común, es importante definir un presupuesto para establecer el máximo tope que se gastará en cada área del hogar. Lo más importante es definir las obligaciones básicas como el alquiler, los servicios públicos,  la alimentación y la salud.

 

Luego de tener claros cada uno de estos puntos, se puede establecer otros que no son tan importantes, pero que para la pareja representan algún beneficio ya sea la suscripción a plataformas virtuales o un dinero destinado a las salidas con amigos o a planes que siempre han querido realizar. Esta estructura contribuye a que cada uno se comprometa con la obligación que debe cumplir, ya que para llegar a ella, es necesario realizar determinados ajustes que le permitan a cada individuo mantener el presupuesto acordado.

 

3. Metas comunes e individuales 

 

Dentro de los parámetros que definen la educación financiera uno de los principales es ahorrar teniendo un propósito claro. En el caso de las parejas este punto no se puede dejar de lado, es importante que cada uno defina lo que es más significativo para sí mismo, ya sea estudios en el extranjero, la adquisición de algún bien o incluso la compra de una vivienda. A su vez, también es primordial consolidar sueños en común que les permitan destinar un porcentaje de sus ingresos específicamente a este objetivo.

 

Por lo general, las parejas disfrutaban viajar, conocer sitios nuevos y establecer contacto con otras culturas y personas diferentes a ellos. Si este es uno de los objetivos en pareja, es conveniente investigar un poco acerca de cuánto cuesta ir al país de preferencia y así tener claro no solo el itinerario de las actividades que van a realizar, sino también de los gastos específicos para cada rubro. 

 

4. Intentar algún método o fórmula 

 

En este caso puede recurrir a dividir todos los gastos entre los dos, abrir una cuenta en conjunto con el presupuesto definido en el punto anterior o establecer porcentajes para cada área. En este último punto, uno de los más conocidos es el de 50/30/20, en él los gastos básicos corresponderá al 50 %; el ocio o lo que disfrutan como pareja corresponderá al 30 %; mientras que el ahorro deberá realizarse, dentro de lo posible, con al menos el 20 % del salario. 

 

Cada pareja define que es mejor de acuerdo con su contexto, pero dentro de este tema también tiene influencia las actitudes y el comportamiento de cada uno de los implicados. Por eso, lo que podríamos llamar como “personalidades financieras” tienen cabida para definir si están de acuerdo o no con productos financieros como las tarjetas de crédito, hipotecas, inversiones, entre otros. 

 

5. Retroalimentación 

 

Como sucedería con cualquier otro proyecto, es importante definir qué está funcionando y qué es mejor cambiar. Esto permite ver qué reglas están dispuestas ambos a seguir y cuáles, por el contrario, ya no les resultan funcionales de acuerdo con la realidad en específico por las que están atravesando. También, contribuye a consolidar acuerdos secundarios u otros incentivos que pueden ser benéficos para la pareja.



Por ejemplo, si alguno de los dos ha comprado objetos innecesarios que han afectado las finanzas del hogar, es conveniente hablar del tema, proponer soluciones y evaluar alternativas que sean más económicas. Para estudiar qué tan efectivos están siendo los consejos propuestos deben remitirse a la primera pauta y practicar una comunicación asertiva que les permita instaurar mejores parámetros de ahorro y gestión. 

 

En Finanzas en Sociedad hablamos claro de los temas referentes al dinero que tanto le importan a los consumidores. Si desea conocer más temas de interés no dude en suscribirse a nuestro boletín con información especializada, encontrará información que le servirá para encontrar las mejores pautas para gestionar sus ingresos.

 



¡Suscríbase para recibir más artículos de interés!
Octubre 22, 2021
LO MÁS RECIENTE
Suscríbase
Síganos de cerca suscribiéndose a nuestro boletín